La Costa Brava mira a Rusia para paliar la bajada visitantes nacionales

Los estudios apuntan también a una recuperación del turismo ruso. El objetivo del destino es recuperar los más de 330.000 turistas rusos perdidos debido a la situación política y socio-económica que ha vivido en los últimos años la Federación Rusa.

A pesar de que poco antes de los meses de verano aparecieron brotes de turismofobia —sobre todo en Barcelona pero que podía afectar a toda Catalunya—, de los atentados de agosto en Barcelona y Cambrils y de la situación política agravada entorno al 1-O, Girona cerró 2017 con un aumento de turistas del 6,53%. En 2016 este destino superó por primera vez los cinco millones de visitantes; en 2017 se llegó a los 5.675.233 y el director general del Patronato de Turismo, Ramón Ramos, augura un crecimiento similar en 2018.

Ramos, asegura que durante el último trimestre de 2017 el número de visitantes procedentes del resto de España en las comarcas de Girona no descendió, pero sí se prevé, “como consecuencia de la situación política”, un descenso en los próximos meses. No se trata de una cifra significativa, porque del 35% de turistas del Estado que visitan Girona el 90% son catalanes. Pero a pesar de ello han decidido reforzar las acciones de promoción en Francia, que es el principal país emisor y representan un 25% de los turistas.

“Los mercados del Este mostrarán un crecimiento de entre el 10% y el 20%”, vaticina el director general, quien afirma que “la meta tanto de Girona como de Cataluña en general es recuperar las cifras de mercado ruso de años atrás”. La Costa Brava llegó a contabilizar unos 370.000 turistas rusos; una cifra que tocó fondo con apenas 40.000 y poco a poco ha ido creciendo hasta una previsión para este ejercicio de 120.000. Según Ramos “en dos años deberíamos recuperar entre un 60-70% del que habíamos tenido”.

El director general apunta que el turismo ruso se está recuperando lentamente, igual que otros países del Este, y que aunque algunos escogerán el reabierto destino turco —que llegó a captar 10 millones de turistas rusos— sólo serán los que busquen grandes resorts y precios económicos. Este cliente, destaca Ramos, “no es el de Girona, porque el modelo es de hoteles pequeños y turismo familiar. Podría afectar más a la Costa Dorada”. “Turquía irá recuperando turistas, pero no nos afectará porqué en realidad se recupera el mercado” asegura. Se ha detectado una ligera ralentización a la hora de reservar las vacaciones con los touroperadores, pero tampoco preocupa porque “en la actualidad uno de cada dos turistas rusos se monta sus vacaciones”. El Aeropuerto de Girona ha crecido por primera vez en cinco años y ha llegado a 1,9 millones de viajeros, un aumento del 17%. Se prevé que en 2018 se superen los 2,1 millones.

Lloret de Mar, una joya de la Costa Brava

Lloret de Mar ofrece una oferta cultural y natural muy atractiva, que incluye castillos medievales, museos, parques muy tranquilos y sorprendentes playas. Playas limpias y luminosas de un fondo color rosado debido al granito de sus fondos, ofrecen al bañista unas aguas en calma idóneas para el baño. 5 de sus 8 playas cuentan con el distintivo de bandera azul. Ellas son la Cala Canyelles, la Platja Gran de Lloret, Platja de Fenals, Sa Boadella y la fantástica Platja de Santa Cristina.

Pero no solo hay playas en Lloret, y es que bajo las murallas del castillo se inicia el camino de ronda que lleva a Tossa de Mar y que pasa por calitas tan bellas como la Cala dels Frares o la Cala d’en Trons.

El pleno de Lloret de Mar aprobó una rebaja del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)

El pleno de Lloret de Mar aprobó una rebaja del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) del 6% al 3% para compensar el aumento del valor catastral. 

En noviembre de 2019, el pleno de Lloret de Mar, aprobó el aumento de cinco impuestos municipales de cara al 2020, de los que el IBI se incrementaba un 3%. Hace unas semanas, sin embargo, se supo que el pasado julio el alcalde había solicitado una revisión de los valores catastrales en el Ministerio de Hacienda y que ésta, una vez actualizada y notificada el 28 de diciembre, suponía un incremento del 3% , de manera que el IBI pasaba del 3 al 6%.

El valor catastral es un dato fundamental para determinar lo que a cada uno le toca pagar de IBI, un tributo que afecta a todas las personas que tienen un inmueble. El impuesto municipal grava la titularidad de ciertos derechos sobre inmuebles como la propiedad, el usufructo, el derecho de superficie o la concesión administrativa.

La base imponible de este impuesto es precisamente ese valor catastral sobre el que pueden aplicarse reducciones si corresponden y un tipo impositivo que va desde el 0.07% al 0.15%. (La fórmula es: valor catastral – reducciones = base liquidable x tipo = cuota a pagar).

A efectos prácticos, pagarás más IBI si tu municipio ha revisado al alza el valor catastral, ya que si el Ayuntamiento lo ha solicitado es porque buscar aumentar los ingresos vía impuestos. Sin embargo, cabe también la posibilidad de que el Ayuntamiento decida reducir el tipo impositivo del IBI, con lo que podrías seguir pagando lo mismo de IBI. O también está la posibilidad de que el consistorio actualice tanto los coeficientes como el tipo impositivo, con lo que la subida del IBI será fuerte.

Ir a Arriba